Centro Médico de Vacunación

vacuna contra la tos ferina

Tos Ferina

Es una enfermedad infecto – contagiosa aguda que afecta vías respiratorias. Su principal síntoma es tos violenta en accesos que puede dificultar la respiración. El contagio se realiza directamente desde la persona enferma por el aire, al hablar y toser. Una de las características de la tos ferina es que con frecuencia se puede escuchar un sonido convulsivo profundo cuando el paciente trata de respirar. 

 

IMPACTO  

La Tos ferina se encuentra entre las 10 primeras causas de mortalidad por enfermedad infecciosa. Sigue siendo, la enfermedad prevenible por vacunación más común en niños menores de 5 años. 

FACTORES DE RIESGO 

Las personas de mayor riesgo de contagiar la tos ferina son los que están en contacto cercano con los niños (médicos, papás, abuelos, tíos, personal de guarderías, maestros y cuidadoras). 

La protección desaparece después de 8 – 10 años de la última vacuna, aplicada. Por lo que es necesaria la vacunación en adolescentes, adultos y adultos mayores miembros de la familia donde vivirá el recién nacido se llama protección del nid. 

 

VACUNA  

Las primeras dosis contra la tos ferina son a los 2, 4, 6 y 18 meses de edad, incluida con otras 4 (pentavalente) o 5 (hexavalente) vacunas en una misma jeringa. A los 4 años se refuerza solamente con difteria, tos ferina y tétanos. Los adolescentes y adultos deben aplicarse refuerzos cada 5 a 10 años. Las madres vacunadas protegen a sus hijos contra la tos ferina mediante el paso transplacentario de anticuerpos maternos. Durante el embarazo una dosis de esta vacuna se aplica entre las semanas 26 a la 36, para transmitir anticuerpos y proteger al recién nacido.